La ONG África Directo y la gestora de fondos de inversión Azvalor han puesto en marcha una iniciativa conjunta bajo el nombre Davalor. Se trata de una cuenta para recaudar donativos para proyectos de cooperación en África que, según sus responsables, ofrece “una rentabilidad infinita” porque “no se mide en dinero” sino en la “emoción” de ayudar a las personas que lo necesitan.

El director de comunicación de Azvalor, Antonio San José, ha explicado que su compañía invitará a todos los inversores a participar en Davalor, reinvirtiendo parte de sus beneficios en cooperación. No obstante, la cuenta está abierta a las aportaciones de cualquier contribuyente que quiera colaborar, ya sea a través del ingreso de dinero, la difusión de la iniciativa o la colaboración activa con los proyectos que apoya África Directo.

La iniciativa ha supuesto hasta ahora una inversión de 100.000 euros gracias a la aportación de sus impulsores, trabajadores del fondo de inversión y gente cercana al proyecto; y ha servido para construir dos escuelas en Sudán y para acometer varios proyectos agrícolas en el campo de refugiados de Bidi Bidi, en Uganda.

La presentación que ha tenido lugar este jueves, 29 de septiembre, en Madrid con la participación de los socios de Azvalor Álvaro Guzmán de Lázaro y Beltrán Parages, del director de África Directo, José María Márquez, y de algunos de los responsables de los programas de ayuda al desarrollo que apoya la ONG, supone la presentación en público del fondo Davalor.

“Nuestro compromiso es que el cien por cien de las aportaciones de nuestros partícipes llegan a su destino final con absoluta garantía, por eso hemos puesto en marcha esta iniciativa de la mano de una organización tan respetada en el campo de la cooperación como África Directo, que es la depositaria de todas las aportaciones de los inversores”, ha explicado Guzmán de Lázaro durante el evento.

PROYECTOS “DE SUR A NORTE”

Por su parte, el director de la ONG, José María Márquez, ha explicado que la metodología de África Directo consiste en identificar las necesidades locales de las comunidades, organizaciones y congregaciones religiosas que trabajan sobre el terreno en varios países del continente para que las inversiones desde los países más desarrollados den respuesta a la situación real de los receptores de la ayuda.

“No tenemos un plan estratégico de ‘vamos a hacer todo esto’, los proyectos van de Sur a Norte, no de Norte a Sur”, ha matizado, además de precisar que trabajan en proyectos “de todo tipo”, tanto con objetivos educativos como sanitarios, de impulso al emprendimiento, de apoyo a colectivos vulnerables o de generación de infraestructura agrícola, principalmente.

De hecho, según ha indicado, la labor de la ONG consiste en identificar las necesidades concretas o los proyectos que quiere poner en marcha la gente que trabaja y vive en el terreno para “estudiarlos y ver cómo pueden ser sostenibles” y seleccionar aquellos con los que colaborar, tanto a través de inversión como aportando conocimientos de manera gratuita. “El 100% de lo que recibimos llega a su destino”, ha garantizado.

En la presentación de Davalor han participado algunos de los trabajadores y religiosos cuyas organizaciones y congregaciones han recibido ayuda de África Directo y de Davalor. Entre ellos la hermana Antonia, religiosa de las Siervas de María, ha explicado que la iniciativa está siendo para ellas “como una madre” porque gracias a las ayudas han logrado poner en marcha una unidad de neonatos que está “siempre llena”, porque en la zona donde trabaja no existen otros recursos para “sacar adelante” a los bebés prematuros.

EFECTO MULTIPLICADOR

En este sentido, Márquez ha hecho hincapié en que el objetivo de Davalor y de África Directo consiste en tratar de “sumar talentos” y “multiplicarlos” para ponerlos al servicio de las organizaciones que trabajan en el Tercer Mundo.

“Es como multiplicar los panes y los peces, gracias a los apoyos de las hermanas sobre el terreno, a los voluntarios, y gracias también a la multiplicación que implica que con lo que aquí vale reformar aquí el salón allí haces una escuela. Es una multiplicación sin división”, ha asegurado.

De hecho, los impulsores de la iniciativa han subrayado que, además de la opción para inversores de Azvalor de redirigir parte de sus beneficios a Davalor; y de la cuenta bancaria (ES50 0049 4685 03 2816264647) para realizar donativos con deducción fiscal, invitan también a quienes quieran a “aportar su experiencia y su voluntad de trabajar” en los proyectos de África Directo para sumar también “el valor de las manos”.