Cuanto mayor es la inversión a título personal de un gestor en el fondo que gestiona, más años permanece al frente del producto y mejores son sus resultados a largo plazo.

Rastrea entre managers de todo el mundo para encontrar aquellos que, entre otros aspectos a valorar, demuestran vinculación con los fondos que gestionan y lo hacen invirtiendo parte de su propio dinero en los fondos que gestionan. Javier Sáenz de Cenzano se encuentra al frente de Azvalor Managers, el fondo lanzado en noviembre del año pasado que invierte en las compañías que seleccionan las cuatro gestoras que, a día de hoy, Cenzano ha seleccionado.

Se trata de Donald Smith & Co, Mittleman Brothers, Moerus Capital, y Goehring & Rozencwajg Associates. Los cuatro cumplen con el requisito que azValor llama skin in the game en la primera carta trimestral que la gestora ha preparado para sus partícipes. Éste se basa en buscar managers que se “coman los platos que cocinan”, dicen, es decir, que inviertan su propio dinero en las estrategias que gestionan. “En otras palabras, compran para nuestro fondo las mismas compañías que compran para su propio dinero y el de sus familias”, argumentan.

Aunque en España no es obligatorio que un gestor traslade al regulador cuánto de su dinero invierte en su fondo en caso de hacerlo, en Estados Unidos sí lo es, recuerda en la carta trimestral, y a raíz de ello Morningstar hizo un estudio en el que se demuestra que sí que existe una relación positiva entre aquellos gestores que dedican parte de su patrimonio a los fondos que gestionan (ver tabla extraída de la carta trimestral).

 

“Creemos firmemente que un Manager con talento, si se la juega, rinde más, y en ese sentido estamos convencidos de haber seleccionado para el fondo a un pequeño grupo de ellos que bata al mercado de forma significativa a largo plazo”, explica Cenzano. Con las ideas de los cuatro managers presentes en la actualidad, azValor Managers consigue una rentabilidad del 7,7% este año, según Morningstar, con una cartera muy diversificada integrada por 86 valores y un patrimonio bajo gestión de 9,8 millones de euros.

Entre sus cinco mayores posiciones se encuentran compañías como Aimia, Revlon, Clear Media, AMC Entertainment y The Mosaic.