El legendario inversor Peter Lynch tiene en su palmarés haber sido el gestor del fondo de inversión que mayor rentabilidad ha obtenido en un periodo de 13 años (entre 1977 y 1990). Durante ese periodo en el que estuvo al frente del fondo Fidelity Magellan, éste obtuvo una rentabilidad del 2739% (29% anualizado). Por sus hitos como inversor y por la trayectoria profesional combinado con su pensamiento alejado de “las mayorías” Lynch es considerado un inversor único, irrepetible, maestro de maestros y referencia de tantas generaciones de inversores que aplican sus principios fielmente.

En este libro, escrito en un lenguaje llano y comprensible, recomendable para cualquier persona, desde quien se quiera iniciar en el mundo de la inversión hasta gestores con más experiencia, Lynch nos da las pautas que le han permitido alcanzar las rentabilidades espectaculares que consiguió en el Fidelity Magellan mientras estuvo al frente del mismo. Y nos anima a buscar los famosos tenbaggers del futuro (aquellas que multiplican por 10 sobre el precio de compra) y que han hecho famoso al autor. 

Desde compañías cíclicas, a compañías de rápido crecimiento, pasando por “las ignoradas” por el mercado o aquellas que acometían reestructuraciones (turnaround), el autor hace un barrido de diferentes empresas que han representado un éxito como inversor, incluyendo también algún fracaso y las lecciones extraídas.  

No exento de humor defiende como inversores no profesionales, pero con un profundo conocimiento de ciertos negocios o sectores (en ocasiones como usuarios u operadores – como es el caso de su mujer), pueden detectar excelentes inversiones, e incluso batir a gestores profesionales, a partir de sus conocimientos y simplemente profundizando un poco en el análisis de esos negocios en su “circulo de competencia”. Centrarse en lo que uno sabe y conoce, desarrollar el pensamiento crítico sin ruido ajeno, evitar el “imperativo institucional” (ser lo que otros esperan de mi, aunque no lo sea), evitar el pensamiento en grupo o el conflicto de intereses (riesgo agencia) son también parte de las claves que Lynch nos ofrece para invitar al lector a iniciarse en el proceloso mundo de las inversiones. 

Por su estilo y contenido, el libro “engancha” al lector desde el primer momento haciendo de su lectura un placer y una forma de aprender disfrutando.  

Libro fundamental para cualquier persona que se interese en el mundo de las inversiones y obligatorio en la biblioteca de cualquier inversor.

Y recuerden el lema del gran Peter Lynch: Conozca bien donde invierta.